Qué importante es la mirada!

Qué importante es la mirada. Nos gusta que nuestros ojos luzcan vivaces, sin signos de cansancio o envejecimiento. No queremos bolsas ni párpados caídos. Y lamentablemente sabemos que esto afecta, por igual, a hombres y mujeres. A veces ni siquiera es exclusivo de la gente mayor, suele estar provocado por falta de sueño, tabaco, obesidad o factores hereditarios, así que a menudo se manifiesta también en personas jóvenes.
La Befaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores; características que hacen que parezcamos mayores y o tal vez cansados, incluso en algunos casos pueden molestar la visión. Se trata de una técnica que mejora su apariencia, pero no es una cirugía que hará que su cara parezca extraña o con un cambio demasiado brusco.
Porque, claro, tan importante es la mirada que no quisiéramos que la nuestra dejara de ser natural o de transmitir emociones. Mucho menos que nos dejaran parecidos a otra persona.
Por eso, si usted está pensando en realizarse una befaroplastia porque busca rejuvenecer sus párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares por razones estéticas, tenga en cuenta que lo mejor sería consultar en el único centro privado a nivel nacional especializado únicamente en Cirugía Oculoplástica, Orbitaria y de las Vias Lagrimales. Además, atendido por el Dr. Gonzalez-Candial es uno de los pocos especialistas en Cirugía Oculoplástica que dispone de la máxima acreditación de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Oculo-Facial, A.S.O.P.R.S. Mejorar la calidad de vida de sus pacientes es su prioridad.

Más información
La Befaroplastia consiste en una cirugía que puede modificar los párpados, a menudo se realiza en los párpados superiores, ya que con la edad va apareciendo una abundancia de piel no deseada, producto de la pérdida de elasticidad, y que repercute en una caída del párpado hacia las pestañas. Además se pueden corregir aquellas bolsas que aparecen en la parte inferior del ojo, frecuentemente cerca de la nariz. Perfeccionar estos inconvenientes le permitirán tener los ojos más abiertos, lo que disminuye una imagen de cansancio o tristeza. El objetivo es lograr un resultado natural y armonioso.
Muchas personas tienen miedo de que sea una intervención demasiado invasiva y que quede muy obvio a la vista de los demás. Debemos llevar tranquilidad a nuestros pacientes y contarle que esto no sucederá, pues las técnicas han mejorado muchísimo. La incisión en la blefaroplastia superior suele seguir el pliegue cutáneo-palpebral, por lo que quedará totalmente camuflada por el nuevo pliegue natural de la piel del párpado. La blefaroplastia superior e inferior se pueden realizar a la vez, con anestesia local y sedación o bien bajo anestesia general según las preferencias del paciente.
Junto con la cirugía inferior se podría realizar una Cantoplastia, que consiste en modificar la posición de la esquina o canto lateral del párpado inferior. Se puede elevar el canto lateral tras el descenso ocurrido por causa de la edad o tras alguna cirugía que afecta los párpados. En caso de ser necesario, con este procedimiento también se puede tensar el párpado inferior. La cirugía no es demasiado agresiva, ya que el quitar mucha grasa o músculo incurriría en un rostro con ojos demasiado redondeados o un rostro demasiado hundido, que es lo que por todos los medios se trata de evitar.
El postoperatorio se tolera fácilmente. Los pacientes retoman sus actividades habituales a los 2 ó 3 días. Quizás durante 48 horas se le dificulte la visión y sea molesto leer o ver televisión; puede también que al principio la zona aparezca un poco rosada, pero con ayuda de una pomada y el curso natural del tiempo en breve se verá muy natural, no tendrá problemas en la vista y no habrá rastro alguno de la operación. Los resultados en la mejora facial duran años, e incluso pueden ser permanentes; por ende, suele no ser necesario realizar una nueva intervención pasados los años.
Obviamente, antes de realizarse una cirugía usted deberá pensarlo bien y analizar junto con el cirujano qué es lo que quiere. No hay por qué quedarse con dudas, así que haga su consulta y desprendas de todas las preguntas que tiene dando vueltas.