Parálisis facial

La parálisis facial disminuye o imposibilita la contracción de la musculatura de la cara. Ello conlleva que el músculo orbicular no se pueda contraer para cerrar el ojo, por lo que  queda desprotegido y con riesgo de formación de queratitis y ulceras que provocan pérdida de visión y tambien posible pérdida del globo ocular.

El paciente no puede cerrar el ojo y se produce lo que se conoce con el nombre de lagoftalmos paralítico.

Causas
La causa más frecuente es la paralisis facial idiopática (de origen desconocido) o paralisis de Bell. En estos casos, y despues de un tiempo, el paciente suele recuperar la función de la musculatura facial.

Entre otras causas de paralisis facial encontramos las ocasionadas por la cirugía de tumores cerebrales o faciales y por traumatismos o golpes. En estos casos la recuperación de la función es menos frecuente.

paralisis facial

Tratamiento
El objetivo del tratamiento es el de mantener el globo ocular perfectamente protegido y lubricado. En un primer momento se recomienda el uso de pomadas y gotas lubricantes.

Las siguientes acciones, dependiendo del paciente, consistirán en facilitar el cierre palpebral:

  • Mediante un implante de pesa de oro.  El objetivo es colocar un minúsculo peso de oro en el párpado superior para facilitar el cierre del mismo, mientras que el párpado superior se seguirá abriendo debido a que la función del músculo que lo abre permanecerá intacta. Estas pesas están diseñadas para que se adapten al párpado superior y sean lo más estéticas posibles.
  • Mediante cirugía del párpado inferior y parte media de la cara del lado afectado (Lifting), para conseguir una elevación de la misma y proteger el globo ocular elevando el párpado inferior.
    Estas intervenciones suelen realizarse de manera ambulatoria bajo anestesia local y con sedación.

Se realizan otras técnicas quirúrgicas, a nivel de la ceja y a nivel de la boca para tratar tambien la asimetria que presenta el paciente con paralisis facial.