Ojo Ciego. Evisceracion y Enucleacion

Hay ocasiones en que, desafortunadamente, la oftalmología no ha podido resolver o evitar la ceguera del paciente, en uno o en ambos ojos. En estos caso, el objetivo es que el paciente esté lo más cómodo posible, sin dolor y con un ojo ciego estéticamente aceptable.

Ojo Ciego y Doloroso

En el caso de que el paciente presente ceguera del ojo y además dolor constante y suficientemente frecuente como para llegar a afectar el sueño, su estado de ánimo así como sus relaciones a nivel social, el tratamiento más indicado es el de la evisceración del globo ocular.

La evisceración consiste en el vaciamiento del contenido del globo ocular respentando su pared o esclera y manteniendo la inserción de los músculos extraoculares a la misma.

Durante el procedimiento, se inserta un implante en el interior de la esclera que restaura el volumen del globo ocular, y como se respeta la inserción de la musculatura extraocular, se mantendrá cierto grado de movilidad lo que proporcionará un mejor resultado estético.

Despues se recurre a una cascarilla o prótesis con aspecto casi idéntico al del otro ojo y que se coloca en los fondos de saco, manteniendo el volumen y cierto grado de movilidad lo que le dará ” vida” al ojo prostético.

Con éste procedimiento se consigue eliminar el dolor causado por el ojo ciego y además dar una apariencia lo mas natural y simétrica posible, de forma que el ojo ciego no se pueda casi distinguir del sano.

En estos casos, dependerá mayoritariamente del volumen del globo ocular. Si el aspecto, la movilidad y el volumen son buenos, no se requerirá tratamiento.

Si el volumen del ojo es bueno pero la superficie, o lo que se vé, no es estéticamente aceptable se puede recurrir directamente al uso de una cascarilla o prótesis por encima del ojo, que es como una lentilla rígida que cubre tambien la esclera y es de aspecto casi idéntico al otro ojo. Esto proporcionará un buen aspecto y movilidad.

Si por el contrario el ojo se ha ido haciendo pequeño, disminuyendo de volumen, será necesario restaurar el volumen para obtener una apariencia similar a la de un ojo normal, por lo que estará indicado en estos caso la realización de una evisceración como hemos comentado con anterioridad.

Evisceracion

La evisceración es una técnica que consiste en el vaciamiento del contenido del globo ocular manteniendo la esclera o paredes del ojo. Esto es importante por que se mantiene la inserción de los músculos que mueven el ojo, lo que dará una mayor movilidad al falso ojo o mal llamado “ojo de cristal”.

Ojo Ciego. Evisceracion y Enucleacion 1

Paciente antes (arriba) y despues (abajo) de una Evisceración, con buena restauración del volumen ocular y buena movilidad de la prótesis, lo que le confiere un buen resultado estético.

Este procedimiento, habitualmente incluye la colocación de un implante en el interior del ojo para restaurar el volumen del propio ojo. El implante suele ser de materiales como la silicona, o bien biointegrables como la hidroxiapatita, biocerámica o Medpor.

La ventaja de la utilización de un implante biointegrable es que permite la incorporación de un vástago o tornillo que transmitirá una mayor movilidad a la cascarilla estética que se colocará por encima.

Dependiendo del paciente se utiliza un tipo de implante u otro, pero es una cuestión que deben comentar el médico y el paciente.

Ojo Ciego. Evisceracion y Enucleacion 2

Mismo paciente mirando hacia la derecha (arriba) y mirando hacia la izquierda (abajo).

La evisceración se realiza con anestesia local bajo sedación monitorizada, aunque tambien se puede realizar con anestesia general si el paciente así lo desea.

Enucleacion

La enucleación consiste en la extracción completa del globo ocular incluyendo la pared, parte blanca o esclera. En esta técnica, la musculatura extraocular es desinsertada previamente para despues ser suturada al implante y proporcionar movilidad al mismo. El resultado estético puede ser muy bueno, aunque por lo general no supera al de la evisceración.

La enucleación se realiza mayoritariamente en casos de tumores malignos intraoculares, como el melanoma, en que es necesario extraer por completo el tumor para mantener las máximas opciones de supervivencia del paciente.